miércoles, 18 de febrero de 2015

La oveja descarriada.

Nosotros somos
la oveja que mordió la mano que le dio de comer,
el cordero que se disfrazó con piel de lobo y luego le aulló a la luna nueva
el borrego que conoció la sonrisa de la tristeza.

Somos
el león que prefirió encerrarse y correr en un redil
la hiena que nunca encontró la gracia a este chiste que es la vida
el zorro que cargó con demasiadas preguntas sin respuesta
y, en resumen, una hambrienta jauría.

Fuimos y somos, todo eso,
y ahora,
que en tu insomnio intentas contar ovejas,
venimos a decirte que
o nos cuentas a todos
o te despiertas y te unes,
para gritar que hemos llegado para quedarnos,
que estamos cansados de que nos enumeren
y que por supuesto,
no 
nos 
queremos
dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario