miércoles, 13 de mayo de 2015

Carta a la musa que araña.

A ti,
que te ríes
con un nudo en la garganta,
que piensas que la vida 
no está hecha a tus medidas,
que nunca has dejado de soñar
con los ojos bien abiertos.

A ti, 
que solo te quieres marchar
y sin embargo te encadenan
entre versos.
Que imaginas que lo mereces,
que cuando te miran te creces
y a oscuras te pierdes en la misma nada.

A ti,
que apenas conoces a la vida
y sin embargo ya te araña
y te congela los huesos
cada vez que nieva en tus escombros.

A ti,
que te retuerces las manos
te muerdes  la vida
y te tragas tristeza
en la misma jaula de los que te rimaron.
Siempre los mismo barrotes.

A ti,
que la libertad te oprime el pecho
y te quema la garganta,
que solo quieres huir
de ese alguien muerto de amor
que te atrapa,
recuerda:
puedes enseñar los dientes
y dejar de ser musa
y con las uñas,
sacar de paseo a la araña.

Que puedes,
cualquier viernes a las siete,
dejar de ser poema
para hacer poesía.

2 comentarios:

  1. ¿Cómo se puede escribir tan bien? Me has enamorado una vez más belleza implasmable, me a encantado ;)

    ResponderEliminar