miércoles, 24 de junio de 2015

Lunáticos.


Me enamoré de alguien que bailaba sobre los tejados, saltando de edificio en edificio, recreándose en las azoteas, haciendo equilibrios en las cornisas. Era un animal de aquella jungla de cables, antenas y paneles, que se movía sin hacer ruido entre las sombras nocturnas, como una pantera civilizada.

Una persona así es difícil de olvidar.

Una persona que se considera  atleta de techos, que simplemente salta de un tejado a otro cuando muere el día y que al alba, descansa en una habitación con vistas al cielo. Yo a veces preguntaba que si tanto le gustaban los tejados, por qué no cubría la habitación aquella. Decía que no le gustaba llevarse el trabajo a casa. Que era profesional, muy profesional, y que nunca mezclaba el trabajo con lo personal. Luego añadía: qué más da un techo más que un techo menos. Si total, los voy a saltar todos. Lo decía con convicción, sabía que eso era lo que hacía, a lo que se dedicaba. Un trabajo como otro cualquiera e igual de necesario.

Una persona loca es difícil de olvidar. Sobre todo, cuando se considera cuerda. Te atrapan como la soga que se piensan que son, te rodean y tiran de ti. Algunos, se ponen la soga al cuello. Otros, simplemente la agarramos, y creemos que solo nos queda aguantar, que si soltamos nos hundiremos en un abismo.

Yo una vez solté aquella cuerda. No caí en ningún abismo, si no que salí de él. Ciertamente, querer a alguien demente, soñador o como prefieran llamarlo, es algo que no se olvida. En mi caso, no volví a subir a ningún tejado. Existe el riesgo de volver a las antiguas costumbres, de regresar al pasado y a personas pasadas.

Una persona del pasado siempre es difícil de olvidar.

Por eso, a veces, cuando alzo la mirada, me acuerdo un poco. Pienso que hay alguien por ahí arriba, mirándome con ojos de luna, brillantes por la fiebre de la utopía. Y me repito lo que me dijo un día.

Qué más dará un techo más, que un te echo de menos.

2 comentarios:

  1. Siempre que te leo, se me queda corto....eres una ESCRITORA, que tocas ese "click", tan difícil de conseguir, en el que nos dejas a los lectores con ese sabor a poco..... lucha y pelea, llegarás seguro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Me alegra de verdad que te gusten. Son los comentarios así los que me siguen animando a sacar tiempo para escribir.
      ¡Un saludo!

      Eliminar