sábado, 26 de diciembre de 2015

Cosas de Diciembre.

'Y da miedo pensarlo,
nunca de lo que ocurre ha estado nunca escrito.' 
—Luis García Montero.

Pensar que si no hubiera hablado aquella noche,
si no me hubiera quedado unas vidas más,
si no hubiéramos estado riendo de cosas pequeñas
para enmascarar las importantes

si de verdad hubiera dicho que te echaba de menos,
que estaba cansada de esperar a un tren
que más de una vez soñé con que me arrollara,
que había grabado las mismas iniciales en el vapor de la ventana
durante los últimos eones

que si durante aquella época no hubiera sido invierno
ni me hubiera fijado en tus pupilas
tan oscuras y profundas que parecían vacías
y que si yo, no hubiera estado buscado un hogar

que puede que nunca hubiera pasado lo que llegó a pasar,
que da miedo pensarlo,
nunca de lo que ocurre ha estado nunca escrito.

Y da un poco de vergüenza admitir,
que puede que todo llegue a estar conectado
e increíblemente todo haya sido necesario
para llegar al momento presente en que escribo
y que si el pasado hubiera sido alterado mínimamente
puede,
que yo me hubiera marchado antes del bar,
que no te hubiera reído los chistes,
que ya estuviera en ese dichoso tren,
riéndome de los tontos enamorados
que dibujan sus iniciales en las ventanas
pensando que lo harán inmortal y sin embargo,
solo durará hasta que otros pongan sus nombres sobre los suyos.

Que solo bajando el ritmo una canción de amor puede ser de desamor
y que de la misma manera,
todo se puede cambiar,
y todo podría haber sido completamente diferente.
Y puede que aquel invierno,
pudiera haber firmado una tregua conmigo misma
y haberme quedado a ver la nieve caer.

Y da miedo pensarlo.
Y da vergüenza admitirlo.

Y ojalá ocurra lo impensable
y se ponga a nevar.